Iglesia Parroquial de la Asunción

La construcción de la nueva iglesia parroquial de Santa María, dedicada a la advocación de la Asunción, se inició en 1773. Múltiples dificultades financieras comportaron cambios en el proyecto, provocando retrasos y paradas que alargaron su construcción hasta 1875. La fachada, sin embargo, quedó inacabada.

La ocupación cristiana de la plaza de Amposta se materializa el 1148 en la campaña de Ramón Berenguer IV para la conquista de Tortosa. El castillo de Amposta, junto con sus términos, fue dado a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, quien estableció el Priorat o Castellanía de Amposta, la cual a partir de 1154 se convirtió en centro de las posesiones de la orden dentro del territorio catalano-aragonés. La situación se mantuvo hasta en 1280, cuando los hospitalarios permutaron el castillo y la villa a cambio de los territorios de Onda y Gallur, siguiendo el avance fronterizo en la conquista militar cristiana de los reinos musulmanes.

En 1282 Pedro el Grande otorgó carta puebla a Amposta. Su situación deltaica, las dificultades económicas y la piratería impidieron el desarrollo del pueblo hasta bien entrada la época moderna. En el siglo XIX la Guerra del Francés y las Guerras Carlistas también le supusieron muchas dificultades. En la segunda mitad del siglo, sin embargo, la construcción del Canal de la Derecha del Ebro y la colonización del Delta para la expansión del cultivo del arroz supusieron el inicio de un proceso de expansión fundamental continuado hasta hoy día.

El primer documento en el que se menciona una iglesia en Amposta fecha del 1097, cuando Ramón Berenguer III hace donación al abad de San Cugat de un conjunto de tierras al sur del Ebro que aún no habían sido conquistadas. En este documento se llama la iglesia del Santo Sepulcro de Amposta.

A finales del siglo XIII, coincidiendo con el inicio del núcleo urbano, se construiría una primera iglesia para dar servicio a los pobladores de Amposta. Esta iglesia debería existir ya en 1314, ya que el obispo Paholac visitó esta población en el transcurso de su visita pastoral y ya aparece bajo la advocación de Santa María. En el siglo XV se repiten las visitas pastorales, sin que en ninguna de ellas haya una descripción sobre sus características arquitectónicas.

Durante el asedio al castillo de Amposta entre los años 1465 y 1466, la iglesia sufrió varios desperfectos fruto de los bombardeos, junto con otros edificios de la población, como el molino de Miralles.

Esta iglesia medieval podría ser la que posteriormente se conoce como la Capilla de Santa Susana. A pesar de la falta de documentación que lo permita afirmar, la situación de la antigua capilla junto al río, así como la forma en la que se representa en la cartografía antigua, nos acercan a la planta de un edificio construido en época medieval.

Las excavaciones arqueológicas realizadas en los últimos años han dejado al descubierto la planta de una antigua iglesia y el cementerio ante la actual iglesia de la Asunción. El edificio ocupaba la mayor parte del espacio, lindando al norte con la actual calle Nou, al oeste con la calle Major, al este con el cementerio y al sur con una calle hoy desaparecida. Se trataría de un edificio de nave única con el ábside orientado al noreste y con unos muros perimetrales de más de dos metros de espesor realizados con mortero de cal. Parece que podría haber sido fortificada, dando respuesta a las necesidades de seguridad de la población desprotegida ante los ataques piráticos por la caída del Castillo.

En mayo de 1776, el consistorio del Ayuntamiento de Amposta y representantes de la Iglesia otorgan la escritura de construcción a favor de los arquitectos y constructores tortosinos Francesc Mulet y Andreu Moreno, por un precio de 4.100 libras, moneda de plata valenciana. Pero por dificultades económicas la obra se retrasa y finalmente provocó un nuevo proyecto, para ahorrar dinero, a cargo del valenciano Manuel Blasco. Pero los problemas para el pago de las obras continuaron y la edificación no progresó, paralizándose definitivamente en 1826.

Durante la segunda guerra carlista fue utilizada como cuartel por las tropas reales, sufriendo bastantes desperfectos. Hacia 1850, gracias a una donación de la reina Isabel II, se inician nuevamente las obras y terminan hacia el 1875, aunque la fachada quedó inacabada. Durante la Guerra Civil Española, fue convertida en mercado de avituallamiento y distribución al por mayor.

Información útil

  • Dónde: Plaça de l'Ajuntament, 8, 43870 Amposta, Tarragona, Espanya
  • Horario: Obert tot el dia.
  • Telèfon: 977700103
Open chat